13/07/2024 Revista estudiantil de La Ibero

Relatos de pandemia

  • Fabiana de la Madrid Sánchez

Seamos honestxs, no es ningún secreto que una de las poblaciones que más sufre de ansiedad en nuestra sociedad moderna son lxs estudiantes universitarios. Hoy en día, factores externos como la recesión económica, la inflación, la baja en demanda laboral y presión por el éxito pueden atribuirse como los principales responsables de la ansiedad experimentada por dicho sector en torno a su carrera actual y futura vida laboral. Creo que varixs hemos escuchado de compañerxs en busca de trabajo que reciben el típico discurso de tío sobre cómo nuestra generación no va a poder jubilarse gracias al panorama económico. Todxs sabemos que el ser adultxs jóvenes no es fácil ya que existe una presión constante por construir una identidad adulta que sea relevante a tu carrera, círculo social y gustos o pasatiempos. Esta etapa de la vida conlleva cambios inevitables que reestructuran la personalidad de cualquier individuo y le dejan un sentimiento constante de cambio, el cual no siempre es bienvenido. A parte de todos los factores que ya mencionamos, hay que tomar en cuenta otros posibles responsables de la ansiedad constante como son: situación económica, influencia cultural, núcleo familiar y sociedad en la que se desenvuelve el individuo. 

Sin embargo, en este artículo no nos centraremos en la inquietud general que experimentamos lxs estudiantes universitarios, sino en cómo la pandemia ha actuado como un factor determinante en el aumento de los niveles de ansiedad, ocasionado numerosas repercusiones negativas. Este dato ha sido confirmado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quienes establecieron que en julio de este año los trastornos de ansiedad aumentaron enormemente y son los más comunes dentro de la población joven mexicana. Si a esto le sumamos los factores mencionados anteriormente, es muy sencillo darse cuenta de que lxs estudiantes universitarios encontramos cada vez más difícil conservar la calma. Para probar este punto se realizó una breve encuesta a compañerxs de distintas carreras de la Universidad Iberoamericana. Los resultados dejan bastante clara la situación en que nos encontramos como sociedad estudiantil.

Con la primera pregunta del estudio buscamos saber cuántos de nosotrxs ya experimentábamos cierta incertidumbre por nuestro futuro académico o laboral antes de la pandemia, a lo cual el 79% de los 30 voluntarixs contestaron que sí. La siguiente pregunta era básicamente la misma, pero ahora enfocándose en quiénes la desarrollaron durante la pandemia, a lo cual el 93% contestó que sí. Con estas dos preguntas podemos reconocer la situación tan complicada en la que nos encontramos como estudiantes universitarios; podemos afirmar que somos una población que hoy en día tiene un alto riesgo de desarrollar algún trastorno ansioso. 

Decidimos investigar todavía más a detalle cómo ha sido la experiencia de lxs alumnxs en relación con la ansiedad y la pandemia a lo cual varixs contestaron con respuestas similares. Las temáticas más comunes siendo: un incremento de ansiedad por las constantes incertidumbres universitarias y globales, un registro de problemáticas futuras acerca de su vida estudiantil y laboral que antes no habían ni considerado, la frustración por la falta de contacto social y sus impactos negativos individuales, miedo a la situación sanitaria y una dificultad para mantenerse optimistas. 

Los aspectos más afectados por esta ansiedad han sido: el estudio, el sueño y su constancia, las relaciones interpersonales y familiares, la atención, la motivación y la salud mental y emocional. 

De igual manera preguntamos a lxs participantes si han compartido esta incertidumbre con algunxs de sus compañerxs, a lo cual el 76% dijo que sí;  de ese 76%, el 90% contestó que con quienes hablaron del tema, también compartían este sentimiento de ansiedad o incertidumbre. Lo que estas respuestas nos demuestran es que nada de esto es un incidente aislado; no le ocurren meramente a personas que ya contaban con un rasgo de personalidad ansioso, sino que se ha convertido en una problemática importante para la comunidad universitaria y estudiantil. 

Para no terminar el artículo en una nota negativa, a continuación pondremos las técnicas que lxs voluntarixs han estado utilizando para disminuir su ansiedad: hacer algún tipo de deporte, practicar mindfulness o meditación, buscar ayuda profesional, distraerse con distintos medios artísticos y finalmente, buscar interactuar con amigos o gente querida. De igual forma nos gustaría recordarles que la Clínica de Bienestar Universitaria (CBU) tiene múltiples talleres y recursos para brindarles apoyo emocional en estos momentos de incertidumbre. 

Bibliografía

1. Los problemas de salud mental a consecuencia de la pandemia son atendidos por el IMSS. IMMS Gobierno. (2021). Obtenido 25 septiembre 2021, de https://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/202107/301#:~:text=Los%20trastornos%20de%20ansiedad%20aumentaron,comunes%20en%20la%20poblaci%C3%B3n%20mexicana.&text=El%20Seguro%20Social%20cuenta%20con,Generales%20de%20Zona%20del%20pa%C3%ADs.
2. McCarthy, C. (2019). La ansiedad en los adolescentes va en aumento: ¿qué está pasando?. HealthyChildren.org. Obtenido 24 septiembre 2021, de https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/emotional-problems/Paginas/Anxiety-Disorders.aspx.
3. De la Madrid (2021). Forms “Ansiedad por el futuro” Obtenido 24 septiembre 2021 de https://docs.google.com/forms/d/127uRuskk-WcgxEh3icVuv0D6EkMYxqURDk8FwRpORqA/edit#responses
Banner
Related Posts

AIESEC y el desarrollo de liderazgo como un medio para fomentar la Paz

29/09/2021

29/09/2021

Jorge Humberto Domínguez Díaz Muchas veces nos preguntamos ¿cómo podemos poner nuestro granito de arena para promover la paz? Esta...

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *