13/07/2024 Revista estudiantil de La Ibero

El fuckboy de las cavernas

  • Diego Calderón
  • Sebastián Gallegos

Hoy en día es posible señalar de manera contundente que no hemos abandonado la caverna de la cual Platón nos advirtió hace tanto tiempo; al contrario, el hombre del siglo XXI le puso televisión, sofá, futbol de mesa, varios pósters de su equipo favorito y le llamó mancave. Por la alta popularidad de la cual ha gozado esta sofisticación de diseño de interiores, nos vemos incapaces de voltear la mirada y hacer caso omiso de la situación. Lo que se nos aparece ante los ojos es evidente: el hombre se identifica con el cavernícola, lo idolatra y, secretamente, busca ser él. Sin embargo, evidentemente ya no radicamos en esos tiempos, por lo que vale la pena poner en juicio la legitimidad que tal arquetipo presenta al día de hoy. ¿Deberíamos seguir definiendo la masculinidad mediante la prehistoria? ¿El cavernícola debería seguir siendo el ideal del varón promedio?

Antes de emitir juicios de valor, es preciso hacer explícito lo dicho anteriormente, pues es posible que haya personas que no se convencen fácilmente de que el hombre busca ser un cavernícola. Si bien las universalizaciones no son posibles en el ámbito sociológico debido a la contingencia innata que tienen, para facilitar nuestra reflexión nos encontramos en un punto donde hemos de pensar en generalidades: aquello que a primera vista se nos presenta como promedio. La figura histórica del hombre de las cavernas desata lo que Paul B. Preciado (2020) llama códigos de programación del género masculino. Estos códigos biomoleculares y semióticos producen una ecología política en dónde se desarrolla tanto la “masculinidad”, como la “feminidad”. De esta forma se nos introduce el proto-hombre, sujeto tal que engloba las características comunes de la masculinidad hegemónica. Tenemos conciencia del jock, del fifas, del fuckboy, del torero, el hustler, el “eres arte preciosa”, el del pito mas grande, el que le teme al poder de la diversidad, etc. ¿Qué elementos en común comparten? Pues bien, un afán por el ejercicio del poder físico, una falta de restricción hacia los propios impulsos y una tendencia por preferir los músculos en vez de las neuronas. Dichos elementos son los que caracterizan a la base de las ulteriores expresiones de la masculinidad y curiosamente, empatan mucho con la imagen que se tiene del cavernícola. ¿Qué es si no la descripción anterior? Se ha llegado a argumentar que esa es la esencia del hombre: el supuesto comportamiento primitivo es la verdadera naturaleza del humano masculino, todo lo demás es engaño de la civilización. Es cierto que lo “normal” puede parecer “natural”, pero si algo hemos aprendido de la historia es que toda afirmación que utilice a la naturaleza como fundamento debe de ser puesta en tela de juicio. Así, ¿verdaderamente qué sabemos del hombre primitivo?

En primer lugar, nos vemos en la necesidad de hacer una defensa al hombre de la prehistoria. Si se toma a la historia como una ciencia exacta que postula verdades universales, parecería sencillo objetar que estamos cayendo en un fuerte anacronismo al postular la necesidad del hombre por replicar conductas cavernícolas. No obstante, es importante reconocer que el hombre de las cavernas —o lo que creemos que fue —, por sí mismo, dependía de comportamientos de esa índole; en cambio, a pesar de que hoy en día las personas contamos con un marco epistemológico de relaciones entre subjetividades donde hay un espacio para el cuestionamiento y el replanteamiento de lo “masculino”, el hombre continúa alimentando su yo cavernario. Es decir, el cavernícola como ente histórico no es el problema, el verdadero problema es la decisión racional que el hombre del siglo XXI toma al encarnar la figura del musculoso troglodita. El querer replicar la imágen primitiva del hombre es del todo contradictorio y contraproducente en la actualidad. No solo resulta irracional glorificar la violencia cuando la caza es del todo innecesaria, pues los cadáveres se obtienen en el supermercado, sino que además resulta del todo nocivo si se toma en consideración el punto crítico en el que nos hallamos. La industria cárnica es responsable del 14.5% de las emisiones de gases invernadero (Ferreirim, 2016); en vez de seguir promoviendo una atmósfera en donde prolifera la sangre, en aras de querer preservarnos a nosotros mismos —cómo bien lo hubiera deseado un hombre prehistórico—, resulta indispensable abandonar su influencia. Y es que, sucede que la masculinidad llega a un nivel de destrucción tan preocupante que, paradójicamente, con el mero propósito de mantener la soberanía del falo erecto, el cuerpo del hombre ya no solo es producto de un régimen destructivo, sino que se convierte en productor del mismo

Sin embargo, la defensa anterior se mantiene en tanto que consideramos la narrativa del hombre cavernícola como un hecho y no una ficción; en el caso contrario, parece que ni siquiera tenemos que apelar a ella. Una explicación resulta pertinente. Haciendo la investigación para el presente artículo, nos encontramos con una noticia sumamente banal y denigrante titulada “¿El primer homosexual de la historia?” La nota pertenece a la prestigiosa cadena estadounidense ABC y fue publicada en el 2011. En dicho artículo se explica que en la prehistoria los entierros distinguían a los hombres de las mujeres; a las mujeres se les enterraba sobre el lado izquierdo de su cuerpo con la cabeza apuntando hacia el este siempre acompañadas de artefactos “femeninos”: joyería y utensilios de cocina. Por el contrario, los hombres eran enterrados del lado derecho de su cuerpo con la cabeza viendo hacia el oeste, acompañados de utensilios “masculinos”, como armas de guerra, alimentos abundantes o abrigos de piel. Detengámonos un momento y hagamos uso del espíritu escéptico. ¿En qué momento se sigue que por ser enterrado con elementos femeninos uno es homosexual? ¿Acaso eso no suena como un prejuicio de nuestros tiempos? Por otra parte, ¿cómo sabemos que la heteronormatividad estaba tan rígidamente impuesta en la prehistoria? Nuevamente, ¿acaso no parece más bien que el presente se está proyectando en el pasado?

Es posible generar más preguntas al respecto y deshacer la supuesta veracidad que el artículo pretende poseer; no obstante, parece ser suficiente exponer las previas cuestiones para dar a entender que la presunta objetividad de la historia no es objetiva en lo absoluto. En efecto, en tanto que hablamos de historia estamos hablando de narrativas y no de fríos datos que pretenden establecer leyes universales. Con lo anterior en mente, resulta que el deseo masculino por pertenecer al paleolítico no encuentra su fundamento en una naturaleza innata, sino en una ficción que se cuenta a fin de satisfacer la angustia que le genera el no conocerse

Esto, en definitiva, nos brinda un poco de esperanza, pues el proto-hombre no es un fenómeno irrevocable. No estamos condenados a sufrir los abusos que demandan los desenfrenos del éxtasis que produce el poder físico; los hombres no tienen tatuado en el código genético una maldición que evita la reflexión de sus actos. Tenemos la oportunidad de cambiar la historia, literalmente, por medio de la observación del pasado con ojos nuevos. Podemos generar ficciones que inculquen en el género masculino el afán por reconocer a las demás subjetividades y sanar nuestra relación con la animalidad y el entorno natural. De esta manera es posible pensar en un día en que no estemos encadenados a ver las sombras que emanan desde la televisión del mancave y en vez, contemplar el arcoiris que irradia el cielo exterior. 

 

 

Referencias: 

  1. Ferreirim, L. (2016, Junio 21). ¿Cómo afecta el consumo de carne al cambio climático? Greenpeace. Recuperado el 11 de Octubre 11 de 2021, en https://es.greenpeace.org/es/noticias/como-afecta-el-consumo-de-carne-al-cambio-climatico/
  2. Preciado, Paul B. (2020). Testo Yonqui; sexo, drogas y biopolítica. Editorial  Anagrama. (18 de abril de 2011). ¿El primer homosexual de la historia? ABC. Recuperado él 11 de octubre de 2020 en https://www.abc.es/tecnologia/abci-primer-homosexual-201104120000_noticia.html#ancla_comentarios  

 

in Género
Banner
Related Posts

Yo lucho por todas las mujeres, no sólo algunas

08/03/2024

08/03/2024

Me parte el alma recordar que más de 30,000 personas palestinas han sido asesinadas desde octubre (ojo a la voz activa y no pasiva, porque no se mueren, las matan). Porque las mujeres gazatíes no tienen acceso a productos de salud sexual y menstrual.

La delgadez como imposición patriarcal a las mujeres

19/03/2021

19/03/2021

Andrea Guerrero Chiprout “Podríamos decir que el cuerpo de la mujer es una especie de pizarra sobre el cual el...

Cuerpos esclavos y Cuerpos verdugos: la belleza como violencia física

26/11/2021

26/11/2021

Arlette García Diego Calderón La belleza es un fenómeno innegable de nuestra experiencia en esta vida y si bien su...

Vulnerabilidad Silenciada: El Desafío de las Mujeres Migrantes en un Mundo en Movimiento

28/08/2023

28/08/2023

En un planeta en constante movimiento, donde las fronteras se desdibujan y las culturas se entrelazan, las historias de migrantes se convierten en narrativas centrales de nuestro tiempo. Sin embargo, hay una voz que, a menudo, queda opacada en medio de este coro: la de las mujeres migrantes. Detrás de las estadísticas y titulares, se oculta una dura realidad que enfrentan, una vulnerabilidad intrínseca que merece atención y acción.

Hermana, yo te creo

17/03/2022

17/03/2022

Giovanna Montes  El feminismo no es una moda. Jamás estará en tendencia la necesidad de hacer válidos nuestros derechos. Jamás...

Carta a mi mamá

19/03/2021

19/03/2021

Diana Díaz Aparicio Síntesis: El presente texto es una breve reflexión que hice en torno a la lucha feminista y...

Con cariño, tus porqués de la infancia

30/08/2021

30/08/2021

Isabel López Cortina Sebastían Gallegos Diego Calderón Sofía de la Paz En la cotidianidad hegemónica no hay nada que escape...

Vivir en México

21/03/2021

21/03/2021

Mónica Paulina Miguel Soto La realidad que viven las mujeres en nuestro país resulta indignante. Las cifras que relatan esta...

La importancia del pensamiento crítico más allá de la teoría

15/09/2023

15/09/2023

Una parte fundamental de conocer nuestro lugar dentro del sistema capitalista, racista, patriarcal y ecocida en el que vivimos es leer teoría. Sin embargo, creo que existe algo más importante que la teoría nos puede dejar más allá de citar palabras de memoria: el pensamiento crítico y el cuestionamiento. 

Mujeres indígenas, una lucha histórica en un contexto de doble discriminación

21/03/2021

21/03/2021

Melanie Gonzalez Naranjo Las mujeres indígenas tienen dos medios de presión hacia su condición, el ser mujer y el de...

Breve carta a las infancias cuir

30/04/2021

30/04/2021

Sebastían Gallegos Arias Pequeña criatura de bella disidencia,  No temas, pues llegará el día en el que te des cuenta...

Masculinidades diversas: A propósito de la homosexualidad en el universo militar

23/09/2022

23/09/2022

Dayma Crespo Zaporta A raíz de la obra de un artista visual cubano con el que tuve la oportunidad de...

Feminismo aesthetic

24/04/2023

24/04/2023

Pasados ya dos meses del 8 de marzo, me quedan varias inquietudes sobre cosas que vi, sentí y viví. Esta es mi crítica hacia acciones que vi rodeando al 8M esperando crear conversaciones, reflexiones y diálogos que nos lleven a ser mejores personas y posteriormente mejores feministas. 

El terror dentro del silencio: La trata de personas

02/10/2023

02/10/2023

En la tierra de los colores vibrantes y las tradiciones arraigadas, México enfrenta una sombra desgarradora que persiste en los rincones más oscuros de nuestras comunidades: la trata de personas. Este crimen atroz no conoce fronteras, afectando de manera desproporcionada a niñas y mujeres, despojándolas de su dignidad y derechos fundamentales. Es crucial destapar esta realidad incómoda, mirarla de frente y comprometernos a erradicarla. Este llamado a la acción es un eco urgente para tejer un futuro donde la libertad y la justicia sean inquebrantables.

El género como constructo social, pero ¿qué hay del sexo?

01/03/2022

01/03/2022

Arlette García Herrera ¿Qué es el sexo? Conforme a la Organización Mundial de la Salud (2018), el sexo consiste en...

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *