23/04/2024 Revista estudiantil de La Ibero

La polarización en el mundo de hoy: ¿me debería molestar en discutir con el “otro”?

  • Emilio Cruz López

En una era de identidades tan definidas y marcadas parece que cualquier tema tiene la capacidad de hacerlo que se trate de “ellos” y “nosotros”.  La polarización es el fenómeno más dañino y catalizador de violencia dentro de una sociedad.

Las disputas, los malentendidos y las diferencias son normales en una sociedad en la cual se cuentan diferentes historias y discursos. Esos relatos los arropamos y los hacemos parte de nuestro ser. Creamos una identidad con base en estos discursos, y cuando alguien desafía nuestra identidad, el enojo se hace más que presente. 

Entonces, ¿cómo una de las actitudes humanas más “comunes” (la diferencia) se puede volver en algo tan peligroso como la polarización? La polarización no solamente es la divergencia en los puntos de vista, ni la falta de puntos en común: es más bien una división enraizada en las identidades sociales del conflicto. 

La polarización política, según un artículo de Emilia Palonen, es una herramienta política articulada para demarcar fronteras entre “nosotros” y “ellos” y para delimitar comunidades percibidas como órdenes morales. “La polarización es una situación en la que dos grupos se crean mutuamente a través de la demarcación de la frontera entre ellos. La frontera política dominante crea un punto de identificación y confrontación en el sistema político, donde el consenso se encuentra solo dentro de los propios campos políticos” (Palonen 2009).

La discrepancia ideológica es al final un síntoma de la democracia. La diferencia en los puntos de vista es sana porque una sociedad se construye a base de acuerdos, negociaciones y sí, también diferencias. Sin embargo, con la polarización política dentro de una sociedad, la civilidad y la calidad del discurso disminuyen. Es un fenómeno que nace de la oposición a puntos de vista, pero resalta la característica de que no hay una intención de entablar un diálogo y los intentos frecuentemente terminan en conflicto. 

Uno de los ejemplos más recientes para simbolizar la polarización fue Donald Trump. Durante la contienda electoral previo a las elecciones presidenciales de 2020  hubo un cambio en distintos temas bajo punto de vista. Sin embargo, nunca dudó de la importancia de “vencer” sobre sus demás opositores políticos.  Se crea un círculo vicioso en dónde lo más importante ya no es discutir de fondo los diferentes temas para construir en sociedad, y cobra más relevancia la furia y la indignación (Berman 2022).

Trump simboliza que no solamente se trata de las diferencias, porque estas siempre han existido. Se trata sobre todo de que las distinciones se acentúan y se dispersan con mayor intensidad que antes gracias a las redes sociales. El sistema que trajo consigo la globalización es uno en donde son más importantes las reacciones y las interacciones que el debate. Entre más divida la opinión pública, y más intensa sea la diferencia, tendrá mayor relevancia dentro de la “aldea social de las redes sociales”. La cuestión es que la polarización no termina en el número de interacciones que tienen ciertas publicaciones. También es el círculo social que creamos en nuestras redes que busca tener personas que “piensen similar, o igual que yo”. 

El Ex-Presidente republicano evidencia el hecho de que sus partidarios buscan escuchar a otros partidarios, mientras que las personas que más se oponen tienden a rodearse más que nada de un círculo que no tolera una idea de esta doctrina. Es indudable en los diferentes medios de comunicación estadounidenses, en dónde no es necesario analizar con tanto detalle que Fox News busca preservar una línea discursiva que proteja al ideario republicano, mientras que CNN haga lo mismo con los demócratas (Berman 2022).

Y no solamente se trata de los medios de comunicación convencionales, en particular las redes sociales se han convertido cada vez más en un espacio para la radicalización del pensamiento. Uno en dónde cada vez es más fácil conectar y relacionarnos con personas que piensan y actúan como nosotros, lo que naturalmente en una sociedad interconectada llevará a la polarización. 

El tema se complica aún más cuándo añadimos a la receta el autoritarismo o el populismo de ciertas figuras públicas o políticas. Evidentemente, aprovechan a su favor estas “grietas sociales” para acentuar y validar sus narrativas (Dany-Robert 2007).

En nuestras sociedades se está cumpliendo una mutación histórica de la condición humana. Sin darnos cuenta, estamos inmersos en una condición de cambios constantes que se dan más rápido de lo que podemos procesar y  como consuelo encontramos en ese “otro” que no piensa como yo, nuestra función simbólica, nuestra forma de vida. Más vale creer en ese “otro” que no piensa cómo nosotros y construirlo, porque si no lo tuviéramos nuestra vida se tornaría un verdadero tormento.

A ese “otro” le pintamos, le damos una cara, una voz: le damos una representación que con el paso del tiempo se le mata en la plaza pública. Y lo hacemos porque, en el fondo, sin la existencia de ese “otro” pierde sentido nuestro papel en la sociedad. Hoy, en el mundo globalizado, el partido político, el equipo de fútbol, la comunidad digital de personas, todos son enemigos entre otros (Dany-Robert 2007).

La cuestión es que ese “otro” no ha cambiado a lo largo de la historia. Siempre ha estado presente. Sin embargo, hoy ese “otro” encuentra en la sociedad los medios más efectivos para crearse, disiparse y fortalecerse. Hoy, para que estemos aquí parece necesario que esté el “otro”. 

Queda en la sociedad actual, en la plaza pública de las redes sociales y en nuestros círculos sociales romper la tendencia de las configuraciones simbólicas: la raza en el nazismo, el proletariado en el comunismo, el mercado del Estado, la nación del mundo. Todas son ficciones que líderes lo suficientemente audaces fueron capaces de acentuar y utilizarlas a su favor para la construcción de sus realizaciones.

Las negociaciones, el debate y la argumentación tienen la capacidad de mejorar la calidad del discurso político en la sociedad. Sin embargo, requiere que todas las partes encuentren en ese “otro” edificado el diálogo racional, la oportunidad, las coincidencias, los intereses mutuos; utilizando la curiosidad, la creatividad compartida, la confianza y la buena fe, actitudes que en la realidad son las más básicas para el procedimiento en una democracia, pero parece que esto se nos ha olvidado.

Banner
Related Posts

Inocentes en la cárcel

12/11/2021

12/11/2021

Cecilia Gabriela Rodríguez Quintero “Esta es la historia del Huracán, el hombre al que las autoridades culparon de un crimen que...

El Estado Mexicano frente a la Juventud y la Senectud: ¿Dos Convenios de Derechos Humanos Olvidados?

05/07/2021

05/07/2021

Edgar Perea Flores Estadísticas han demostrado que la cantidad de población mexicana entre los doce y veintinueve años de edad...

¿Cuál es la realidad de las personas migrantes en la frontera sur?

07/09/2021

07/09/2021

Emilio Cruz López Andrea Guerrero Chiprout “Si nosotros viviéramos bien en nuestros países, no hubiéramos venido, si no estuviéramos oprimidos...

La guerra es contra las mujeres
Impactos diferenciados de la militarización para las mujeres

25/10/2022

25/10/2022

Impactos de cómo afecta la militarización a las mujeres, las mujeres y las niñas, por su condición de género. Documentación de como se encuentran principalmente expuestas a detenciones y ejecuciones arbitrarias, desapariciones, tortura y otros tratos crueles inhumanos y degradantes.

Los Juegos Paralímpicos y el Derecho al Deporte de las Personas con Discapacidad

20/09/2021

20/09/2021

Julieta Bocanegra García Cecilia Gabriela Rodríguez Quintero Sinopsis: A través de los Juegos Paralímpicos podemos ver la importancia de la...

Del dolor a la acción en los movimientos de familiares de víctimas de violaciones graves de derechos humanos

04/05/2023

04/05/2023

Es común que cuando hablemos de dolor (sea físico o mental) lo asociemos con la inacción, ya que este nos paraliza en muchas ocasiones, provoca miedo por desconocer qué implicaciones puede tener en el futuro inmediato. Sin embargo, en el caso de las familias de víctimas de violaciones de derechos humanos, han transformado la carga negativa que se asocia con el dolor y lo han convertido en su estandarte para seguir exigiendo justicia y verdad.

Las madres que no celebran el 10 de mayo

11/05/2023

11/05/2023

En México vivimos en mundos paralelos. Por un lado, tenemos a una madre que celebra con sus hijos con flores y abrazos, mientras que, por otro, hay una madre en búsqueda de su hijo o hija desaparecido/a, con pala y pico en mano. El 10 de mayo es una fecha que nos recuerda al amor materno, pero para muchas madres significa otro año sin su hijo/a, otro año de búsqueda incansable, otro año de seguir excavando sin éxito alguno.

No esperemos al siguiente 10 de mayo

31/05/2021

31/05/2021

Andrea Martínez Casasola Cuando escuchamos mencionar el 10 de mayo normalmente se nos vienen a la cabeza imágenes de flores,...

10 de mayo: ¿En dónde está mi hijo?

01/06/2021

01/06/2021

José Andrés Jiménez Pacheco En México, el 10 de mayo es el día dedicado a la celebración de las madres,...

Negligencia e impunidad. La constante en las investigaciones en casos de feminicidio y desaparición en México

29/10/2021

29/10/2021

Cecilia Gabriela Rodríguez Quintero Emilio Cruz López Andrea Guerrero Chiprout Palabras clave: Feminismo, desaparición de mujeres, perspectiva de género, debida...

Niños, niñas y adolescentes migrantes: violación a sus derechos

04/06/2021

04/06/2021

Nathalie Zyman Existen diversos factores que generan migraciones masivas de individuos incluso familias enteras, desde México hasta los países integrantes...

Migración y desapariciones forzadas ¿Cómo se relacionan entre sí?

04/03/2021

04/03/2021

Jorge Moisés López Martínez La migración no es una actividad anormal del ser humano, recordemos que antes de ser sedentarios...

Ser migrante en México es un delito que se paga con la vida.

11/04/2023

11/04/2023

El pasado 27 de marzo, una de las estaciones migratorias en Ciudad Juárez fue consumida por el fuego lo que ocasionó la muerte de por lo menos 40 personas y 27 sobrevivientes, de los cuales 23 están aún hospitalizados. Lo anterior, después de que, a modo de protesta por las condiciones inhumanas que se viven dentro de estos centros de detención, las personas migrantes ahí detenidas prendieron fuego a colchonetas y quedaron atrapadas a falta de protocolos de actuación y presunta negligencia por parte de las autoridades migratorias.

Punitivismo: el disfraz de la (in) justicia para las mujeres

15/02/2023

15/02/2023

En México cada año ser mujer es más peligroso. En nuestro país más del 70% de las mujeres han sido víctimas de un tipo de violencia por razones de género, y algunos de los delitos que se han disparado en contra de las mujeres y las niñas los últimos años han sido violación, lesiones, abuso sexual, violencia familiar, trata y feminicidio, este último con cifras alarmantes.

El tiro de gracia, la reforma a la FGR, enemiga de la lucha contra las desapariciones forzadas

31/05/2021

31/05/2021

Luis Manuel Cruz Serna Más de 87 mil personas desaparecidas (datos por parte del MNDM), conciertos en palacio nacional, madres...

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *