13/07/2024 Revista estudiantil de La Ibero

Sentir la política

  • Mariana Paz Alvarez

Sinopsis

Las emociones no son impulsos irracionales del elemento político. Somos seres cargados de pasiones y sentimientos, que sobrepasan la materialidad del cuerpo. Si somos nosotros mismos quienes construimos parte de la política, por naturaleza e inercia, esta se desarrolla en un terreno impregnado de emociones tanto individuales como colectivas. El potencial emocional en la vida social y política democrática de las sociedades es un nuevo camino por (re)descubrir e incluir en nuestros entendimientos de la política y lo político como algo más que Estado y poder.

Gran OM y El Dante (2019).

A lo largo del tiempo, especialmente en las sociedades occidentales y contemporáneas, se ha arrinconado y excluido el peso de lo emocional en la política y en aquello que la conforma. Esto se debe en gran medida a que las emociones se forman y desenvuelven a través de las experiencias individuales que complejizan su entendimiento, alejándolas de la óptica de lo político-racional. Sin dudas, uno de los desafíos fundamentales para la política contemporánea radica en la articulación entre emociones y racionalidad. ¿Qué sucede cuando las emociones son también sociales y políticas, y por lo tanto, colectivas?, ¿se puede hablar de emociones “políticas”?

El giro emocional o giro afectivo en el campo de las ciencias sociales ha tenido un fuerte impulso desde inicios del siglo XXI, como contrapunto a la concepción restrictiva y abstracta de la racionalidad propia de gran parte de los discursos dominantes de la modernidad y las sociedades occidentales. El giro emocional adquiere significados específicos según los diferentes contextos de enunciación y producción. La teoría y la práctica de la política han dejado a las emociones en la caja del olvido. A pesar de ello, las luchas y movimientos sociales de resistencia, transformación y antisistema que se han desarrollado durante este siglo, han reivindicado al ser humano, tanto complejo como diverso y en constante movimiento, como un ser que no es ajeno a las emociones y sentimientos que se construyen desde el dolor, el enojo y el miedo colectivo. Este giro político se le debe en gran medida a las teorías y movimientos feministas.

Hoy en día, emociones, afectos y sentimientos han pasado a ser reconocidos y apreciados para la vida democrática y la diversidad en la que se encuentra inmersa. Resulta casi imposible ignorar que las emociones, dentro de un contexto sociopolítico, son un motor movilizador que pueden impulsar cambios profundos y transformar lo individual en político y colectivo. Desde este enfoque, Lauren Berlant (2011) argumenta que las emociones han sido por mucho tiempo el medio por el cual se propone el dolor masivo de la subalternidad en la esfera pública como el verdadero núcleo de la colectividad. Es el sentimiento colectivo, la emoción de lo político, lo que puede llevar a cambios sociales y políticos estructurales.

Fenómenos políticos tan dispares como “el voto emocional”, el sentimiento de precariedad, los crecientes nacionalismos, las reivindicaciones públicas de diversas intencionalidades, algunas teorías del reconocimiento, la nueva esfera pública digital, los sentimientos políticos en las redes sociales virtuales, el capitalismo y el consumismo emocional, son ejemplos de asuntos en los cuales el rol de las emociones suscita importantes debates (Gioscia y Wences, 2017).

Desde la óptica del sentimiento político, se diría que las emociones humanas han dejado de ser un asalto a la razón, para pasar a contar como un componente constitutivo e ineludible de la misma. Es imposible no referir a Wittgenstein en la forma en que el sentido de una emoción está en su uso, o en palabras de Martha Nussbaum, en su intencionalidad. Para comprender este punto, podemos observar al otro lado de la moneda: la desafección política, que implica y representa la posición de no sentirse afectado por algo, o por el dolor del otro y la otra, es decir, la apatía. Desde este punto de vista, una sociedad sin capacidad de sentir o de verse afectada por la vida política, de participar en sus instituciones y comprometerse con su mejora continua, es una sociedad democráticamente deficiente. El verdadero problema es cuándo y de qué manera se introducen las emociones en la vida pública (García, 2017). Por otro lado, no podemos afirmar si existen emociones buenas o malas para el campo de la política, sino que tal condición, emocional y colectiva, depende de un uso que marca su sentido y su intencionalidad.

Autoras como Judith Shklar (2010) han apuntado en sus escritos al corazón mismo de la justicia, al retomar la emoción y el sentir colectivo como procesos de educación de los sentidos para percibir el dolor ajeno, desarrollar la sensibilidad y la empatía, y en gran medida, del propio sentido de la injusticia: “no deberíamos ignorar los costes políticos de una ira organizada” (2010).

Este artículo solo representa una pequeña aproximación a un tema tan complejo e insondable, que diversas autoras y autores han construido y desarrollado de manera más profunda. A pesar de ello, es claro que admitir la existencia del sentimiento y la emoción en el análisis de la política y lo político no puede seguir ignorándose en el campo de las ciencias sociales. Hoy en día, la colectividad y organización que surge de la afección, la empatía y la emoción, conforma y se posiciona como una base importante de las luchas y movimientos que también construyen política y se encuentran inmersos en nuestros sistemas sociales y políticos.

 

 

Referencias

1. Berlant, L. (2011). El corazón de la nación. Ensayos sobre política y sentimentalismo. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.
2. García, L. (2017). Ira, política y sentido de la injusticia. Revista de Teoría Política. Dossier, 9. 
3. Gioscia, L. y Wences, I. (2017). Sentir la política: la relevancia de las emociones para la vida política contemporánea. Revista de Teoría Política Contemporánea, 7. https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/bitstream/20.500.12008/17579/1/CC_Introduccion_2017n7.pdf 
4. Shklar, J. (2010). Los Rostros de la Injusticia. Barcelona: Herder.
Banner
Related Posts

Ante la sujeción y explotación, el único camino es la autodeterminación

02/09/2021

02/09/2021

Mariana Paz Alvarez Gabriel Selvas Villafuerte Rodolfo Ruiz Crescencio En las comunidades y regiones más marginadas y olvidadas del país,...

LAS ASAMBLEAS COMUNITARIAS DE LOS PUEBLOS AYUUK

05/10/2022

05/10/2022

Félix Reyes El pueblo Ayuuk (los mixes) se ubica en la parte noreste del estado de Oaxaca. Su geografía se...

Militarización en México, una triste paradoja

22/04/2021

22/04/2021

Gustavo López Nachón De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) 2020 elaborada por el...

Lecciones del intento de revocar a Newsom

27/09/2021

27/09/2021

Mauricio Rojsen Abstract El pasado 14 de septiembre se llevó a cabo una elección histórica en California. La intención era...

Los presidenciables

10/05/2022

10/05/2022

Gabriel Selvas Villafuerte El sexenio del Presidente de la República se encuentra por entrar a su fase final, por lo...

La guerra de los hashtags, o de la cámara de eco de la oposición

14/02/2022

14/02/2022

Autor: Mauricio Rojsen Editora de estilo: Renata Romero Si son como yo, probablemente pasan una cantidad considerable del día en...

Los pueblos indígenas en la 4T

28/12/2021

28/12/2021

Félix Reyes Ningún presidente de la república se había arropado tantos símbolos y derechos a satisfacer necesidades históricas en cuanto...

El papel del Poder Judicial para una efectiva división de poderes en México

21/05/2023

21/05/2023

El régimen político bajo el cual se encuentra estructurado nuestro país se ha visto profundamente amenazado. A través de la expresa pretensión del actual gobierno de reformar la Constitución para que los titulares del Poder Judicial de la Federación sean electos a través del voto directo de la población, Morena busca privilegiar la popularidad sobre la capacidad. Por lo tanto, en aras de preservar un Poder Judicial que se constituya como un contrapeso eficaz ante las irracionales decisiones de los demás poderes de la unión, resulta necesario tener claro que los jueces, por naturaleza, no deben ser representantes de nadie.

El empresariado como uno de los principales actores de la elite del poder

08/10/2021

08/10/2021

Gabriel de Jesús Selvas Villafuerte Abstract: Las empresas son las bases y los medios principales para ejercer el poder, adquirir...

MÉXICO A MITAD DE SEXENIO

01/03/2022

01/03/2022

Javier Antonio Martínez Quintanilla A lo largo del sexenio en vigencia (2018-2024), la actual administración pública ha propuesto ciertos temas...

Justicia de goma

13/05/2022

13/05/2022

Javier Antonio Martínez Quintanilla RESUMEN: Carpetazo final al controversial proceso penal impulsado por el Fiscal General de la República, Alejandro...

Marchas: El Pulso de la Democracia Mexicana

21/03/2024

21/03/2024

El 18 de febrero pasado, miles de personas se congregaron en una manifestación rosa en la Ciudad de México y otras ciudades del país para demandar elecciones limpias, la protección del orden democrático y el respeto a las instituciones electorales de cara a los comicios del 2 de junio próximo.

El PRI vuelve al poder

20/02/2024

20/02/2024

¿Recuerdan ese partido político que llegó a dominar México por casi 100 años? Ese partido que ayudó a plasmar la icónica frase de Vargas Llosa “La Dictadura Perfecta”.

Claudia y Xóchitl: ¿triunfó el feminismo?

01/10/2023

01/10/2023

Hace unos días escuché a la politóloga Denise Dresser cuestionar, en un video en sus redes sociales, si la llegada de dos candidatas a la Presidencia de la República, implicaba un triunfo para la lucha feminista en México. Dresser afirma que no necesariamente. Si bien es cierto que sería la primera vez que una mujer llegaría al puesto más importante del país, eso no quiere decir que su manera de gobernar será diferente o que se desentenderá de la lógica patriarcal. Menciona también que, aunque la historia nos ha regalado líderes con perspectiva de género e innovadoras maneras de gobernar, como Jacinda Ardern en Nueva Zelanda, también nos ha dado a mujeres como Margaret Thatcher en el Reino Unido o Rosario Murillo en Nicaragua. 

Fashion Law: La perspectiva legal de la industria de la moda

30/10/2023

30/10/2023

Es evidente que la industria manufacturera y textil ha tenido un impacto significativo en la sociedad contemporánea. Las nuevas tendencias y hallazgos tecnológicos han ocasionado que las industrias que se dedican al sector de la moda crezcan de manera exponencial, lo que ha traído consigo el aumento de relaciones jurídicas en las que forma parte el sector y el desafío de ofrecer una protección cada vez más amplia. En respuesta a esto, surge la necesidad de la existencia de especialistas que comprendan las exigencias de la industria y las respalde con un marco legal, emergiendo así la rama jurídica del derecho de la moda.

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *