13/07/2024 Revista estudiantil de La Ibero

Fábrica de víctimas

Las fallas del modelo de atención a víctimas en México y el camino hacia la justicia transicional

  • Cecilia Gabriela Rodríguez Quintero 1

Desde el 2006, México se ha convertido en una fábrica que produce en masa a miles de víctimas. Desaparición, feminicidio, ejecución extrajudicial y tortura, son las violaciones graves a los derechos humanos que se duplicaron y triplicaron desde la fallida estrategia de seguridad denominada como “Guerra contra el crimen organizado” del ex mandatario Felipe Calderón. Entre otras cosas, la estrategia contra las drogas militarizó las tareas de seguridad pública, sacando de los cuarteles a los militares que permanecen en las calles hasta el día de hoy. 

En respuesta al incremento de esas violencias, se fueron articulando movimientos y colectivas de personas en exigencia de la paz y de los derechos de las víctimas (hasta ese momento invisibles en la agenda pública). Uno de los precursores fue el poeta Javier Sicilia, víctima indirecta de la violencia debido al asesinato de su hijo, Juan Francisco Sicilia. 

Javier Sicilia se dio cuenta desde el primer momento que el asesinato de su hijo no era un caso aislado y que era fruto de múltiples causas invisibilizadas en la discusión pública. En primer lugar, identificó que la política de seguridad fallida y los mal llamados “daños colaterales”, en realidad eran personas asesinadas por el ejército o grupos de delincuencia organizada. Hizo visible que, muchas de esas personas eran jóvenes o pertenecían a grupos  específicos de población atravesados por la raza o la pobreza mostrando la carne de cañón con la que se alimentaba la violencia.

Por ello, en compañía de otras personas víctimas directas e indirectas de las diversas violencias, periodistas, artistas, organizaciones de la sociedad civil y académicos, fundó el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD). El objetivo era claro, más que exigir el castigo punitivo para los sicarios que asesinaron a su hijo, puso sobre la mesa la necesidad de atender las problemáticas estructurales generadoras de la violencia. Se comenzó a cuestionar mediante la protesta pública pacífica la militarización de la seguridad, la corrupción, la venta ilegal de armas de empresas norteamericanas, la desigualdad, entre otras; haciendo énfasis en la invisibilización de los derechos de las víctimas en el marco legal.

Uno de los primeros triunfos del movimiento en el ámbito jurídico fue en 2013 con la promulgación de la Ley General de Víctimas. Desde este ordenamiento se diseñó el marco legal e institucional existente hasta  el día de hoy respecto a la protección, ayuda, asistencia y atención de las víctimas para acceder a la justicia y a la reparación integral. Por primera vez en nuestro país se diseñó un modelo especializado en la materia. En síntesis, la Ley General de Víctimas tiene cinco objetivos : i) Reconocer y garantizar los derechos de las víctimas de violaciones a los derechos humanos y de delitos; ii) Establecer un sistema de competencias entre autoridades para coordinar las acciones y medidas necesarias respecto a sus obligaciones de prevenir, investigar, sancionar y lograr la reparación integral; iii) Garantizar un efectivo ejercicio del derecho de las víctimas a la justicia en estricto cumplimiento de las reglas del debido proceso; iv) Establecer los deberes y obligaciones específicos a cargo de las autoridades y de todo aquel que intervenga en los procedimientos relacionados con las víctimas (incluidos los particulares) y v) Establecer las sanciones respecto al incumplimiento por acción o por omisión de cualquiera de sus disposiciones (artículo 2° LGV).

No obstante, la manera en la que está planteada la ley de víctimas y los mecanismos e instituciones que la acompañan para su implementación, han quedado muy cortos a la demanda de víctimas de nuestro país. La primera de sus fallas está íntimamente relacionada con el tema de recursos públicos. En el año de 2020, se eliminó el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral a cargo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Dicho fideicomiso público tenía como finalidad subsidiar las ayudas, la asistencia y la reparación integral a víctimas del orden federal, incluidos el pago de compensaciones. Es fecha que el mismo no ha sido cubierto con otra partida presupuestaria, lo que ha generado que las víctimas transiten sin un mecanismo financiero solvente, lo que agrava su situación.

El panorama no es distinto para las comisiones locales de atención a víctimas pues acaparan aproximadamente el 80% de los casos de violaciones a los derechos humanos a nivel nacional (INEGI, 2021) con graves limitaciones en recursos económicos. Estas deficiencias se reflejan en la prestación de la asistencia requerida, lo que se traduce en falta de personal capacitado para evitar procesos de revictimización, o bien, en problemas de insolvencia para garantizar plenamente las compensaciones a las que tienen derecho las víctimas como parte de su reparación integral. 

Lo anterior, se generado en consecuencia procesos de discriminación geográfica en donde “conviene” mejor ser víctima en ciertas entidades federativas. Tal es el caso de Jalisco y Nuevo León, mismos que cuentan con instituciones especializadas mayormente establecidas y financiadas incorporadas en su marco legal casi al mismo tiempo que la Ley General. En contraste encontramos a Guanajuato, Hidalgo y Puebla, en donde según el Observatorio Ciudadano de Derechos de las Víctimas (2017) no cuentan o tienen muy poco de implementar avances significativos respecto a las obligaciones establecidas en la Ley General de Víctimas de contar con una ley especializada a nivel local y una comisión. 

Ahora bien, es importante mencionar que la problemática respecto al modelo de atención a víctimas en México va más allá de un tema de presupuesto, pues el propio planteamiento que se propone desde este marco normativo a todas luces tiene un enfoque de atención individualizada, representando un problema de fondo difícil de subsanar. Esto significa que el sistema está diseñado para dar respuesta caso por caso, invisibilizando por completo la situación generalizada de violencia en la que nos encontramos en este momento, que más que respuestas individuales necesita un abordaje colectivo. Lo anterior no quiere decir que cada caso en concreto no merece una atención especializada, sino que estos casos necesitan situarse dentro de el contexto de violencia que se está produciendo a gran escala para identificar las necesidades comunes de cada una de las víctimas y las causas estructurales que están propiciando las graves violaciones a los derechos humanos para establecer medidas preventivas y de no repetición. 

El problema del abordaje caso por caso, tan solo en materia de homicidios, representa un reto para México. En una investigación de Animal Político (2021) se mencionó que si el sistema de procuración de justicia se enfocara en los homicidios cometidos de 2010 y 2016 tardaría más de 124 años en lograr encontrar y sentenciar a las personas responsables. Cuando el promedio de vida de una persona en nuestro país es de 72-77 años, la esperanza de obtener una sentencia condenatoria, y por lo tanto una reparación integral, se vuelve una mera utopía. La situación no es diferente cuando hablamos de otros delitos o violaciones a los derechos humanos. La masividad en la que se presentan y la atención caso por caso ha generado que las autoridades no se den abasto para atenderlas, ocasionando un 98% de impunidad. Las víctimas sin una sentencia quedan en estado de indefensión al encontrar condicionado su derecho de reparación integral.

Otra de las problemáticas que se suman se encuentra en el sistema penal y penitenciario, desde donde se han perpetuado prácticas macabras reproduciendo miles de personas víctimas en nuestro país. Medidas inconvencionales como el arraigo y la prisión preventiva oficiosa, sumadas a prácticas de detención arbitraria y desaparición forzada justificadas desde políticas punitivistas, han generado una delgada línea entre las personas víctimas y victimarias. Las cifras en materia de tortura y tratos crueles e inhumanos desde el momento de la detención hasta el internamiento en los centros penitenciarios se han acrecentado en consecuencia en los últimos años, demandando atención al sistema victimal de por sí ya rebasado. 

Conociendo estos datos y dada la magnitud de los mismos, es necesario cambiar de paradigma y estrategia para abordar esta problemática. No podemos seguir sosteniendo un sistema que tiene un margen de “éxito” del 2% y que concentra millones de pesos de los recursos públicos. Este sistema se ha convertido en una mera gestión del sufrimiento que además trae como consecuencia la contención de la movilización social, tras el engaño que la justicia alguna día llegará y la violencia terminará, aunque no se estén generando medidas para erradicarla. Por ello  es importante voltear a ver la respuesta que otros países han dado cuando han atravesado situaciones de conflicto interno o dictaduras. Aunque en México no se haya dado aún un reconocimiento formal de una situación de esa naturaleza, lo cierto es que en términos de víctimas la cifras son equiparables. En los casos de Colombia, Guatemala y Chile, las respuestas para las problemáticas de las violencias fueron desarrolladas en el marco de la justicia transicional, desde los pilares de verdad, justicia, reparación y no repetición.

La justicia transicional está diseñada para dar respuesta a las violencias que se generan de manera sistemática y generalizada. Esto implica de primera cuenta, reconocer que existe esta situación general de violaciones graves a los derechos humanos y que no se  trata de diversos casos aislados. Implica reconocer que la violencia ha alcanzado tal magnitud que ni siquiera es posible cuantificar el número real de víctimas. Admitir que no alcanzan los recursos públicos para reparar los daños causados a cada persona víctima de manera individual.

La respuesta de la justicia transicional debe darse desde una planeación que diagnostique las necesidades de cada una de las víctimas y logre priorizarlas. El diseño debe hacer uso de metodologías de análisis interseccional, perspectiva de género y perspectiva intercultural. Enfocarse en medidas de satisfacción y de no repetición que ataquen las causas generadoras de la violencia. Y sostenerse en la garantía de los derechos de justicia, memoria, verdad y reparación de todas las víctimas. 

No obstante, para generar procesos exitosos de justicia transicional es necesario que las personas encargadas de la toma de decisiones en los más altos niveles cuentan con la suficiente voluntad política para dialogar con las víctimas y los perpetradores de la violencia. Solo de esta manera lograremos diseñar políticas públicas que comprendan desde donde se están generando las prácticas violatorias de derechos humanos.

A pesar de la demanda de diversos movimientos sociales, en México la problemática aún no es abordada desde esta lógica. Por el contrario, se sigue apostando por la militarización y el uso de la fuerza, el punitivismo, y las lógicas de gestión de la muerte, sin mirar el campo de cultivo que materializan las violaciones graves a los derechos humanos. Hay mucho que trabajar al respecto, pero sin duda alguna se necesita un cambio de paradigma del modelo de atención a víctimas en México, con énfasis en las violaciones graves a los derechos humanos. La justicia transnacional ofrece una oportunidad atractiva, aunque no se descartan otras medidas que puedan brindar una solución real que dejen de dar cabida a soluciones punitivistas y de atención individual que desmovilizan a las víctimas y reproducen la violencia.

1. Este artículo se elaboró en el marco de las reflexiones de la materia “Derecho de las víctimas y medidas de reparación integral de derechos humanos” impartida por Dr. Jaime Rochin, del programa de la Maestría en Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

Banner
Related Posts

¿Cuál es la realidad de las personas migrantes en la frontera sur?

07/09/2021

07/09/2021

Emilio Cruz López Andrea Guerrero Chiprout “Si nosotros viviéramos bien en nuestros países, no hubiéramos venido, si no estuviéramos oprimidos...

Niños, niñas y adolescentes migrantes: violación a sus derechos

04/06/2021

04/06/2021

Nathalie Zyman Existen diversos factores que generan migraciones masivas de individuos incluso familias enteras, desde México hasta los países integrantes...

Necesitamos una Organización Internacional para frenar el discurso de odio durante los conflictos

09/12/2022

09/12/2022

La guerra en Ucrania ha evidenciado cómo las redes sociales pueden fungir como fuente de desinformación en los conflictos, de incitación a la violencia e incluso causa de atrocidades masivas.

Del dolor a la acción en los movimientos de familiares de víctimas de violaciones graves de derechos humanos

04/05/2023

04/05/2023

Es común que cuando hablemos de dolor (sea físico o mental) lo asociemos con la inacción, ya que este nos paraliza en muchas ocasiones, provoca miedo por desconocer qué implicaciones puede tener en el futuro inmediato. Sin embargo, en el caso de las familias de víctimas de violaciones de derechos humanos, han transformado la carga negativa que se asocia con el dolor y lo han convertido en su estandarte para seguir exigiendo justicia y verdad.

La polarización en el mundo de hoy: ¿me debería molestar en discutir con el “otro”?

22/03/2023

22/03/2023

En una era de identidades tan definidas y marcadas parece que cualquier tema tiene la capacidad de hacerlo que se...

Abortando la incoherencia

30/09/2021

30/09/2021

Yvi Sasil Guzmán Vendrell En México el problema relativo a la despenalización del aborto ha sido una lucha constante a...

10 de mayo: ¿En dónde está mi hijo?

01/06/2021

01/06/2021

José Andrés Jiménez Pacheco En México, el 10 de mayo es el día dedicado a la celebración de las madres,...

La guerra es contra las mujeres
Impactos diferenciados de la militarización para las mujeres

25/10/2022

25/10/2022

Impactos de cómo afecta la militarización a las mujeres, las mujeres y las niñas, por su condición de género. Documentación de como se encuentran principalmente expuestas a detenciones y ejecuciones arbitrarias, desapariciones, tortura y otros tratos crueles inhumanos y degradantes.

Ser migrante en México es un delito que se paga con la vida.

11/04/2023

11/04/2023

El pasado 27 de marzo, una de las estaciones migratorias en Ciudad Juárez fue consumida por el fuego lo que ocasionó la muerte de por lo menos 40 personas y 27 sobrevivientes, de los cuales 23 están aún hospitalizados. Lo anterior, después de que, a modo de protesta por las condiciones inhumanas que se viven dentro de estos centros de detención, las personas migrantes ahí detenidas prendieron fuego a colchonetas y quedaron atrapadas a falta de protocolos de actuación y presunta negligencia por parte de las autoridades migratorias.

Inocentes en la cárcel

12/11/2021

12/11/2021

Cecilia Gabriela Rodríguez Quintero “Esta es la historia del Huracán, el hombre al que las autoridades culparon de un crimen que...

Derecho a la desconexión digital

26/11/2021

26/11/2021

Andrea Guerrero Chiprout Síntesis. México está entre los países que más horas trabajan en el mundo; no obstante, se las...

El Reparto de la Diversidad Funcional

28/02/2024

28/02/2024

Hoy en día, vivimos en un mundo en el cual los medios de comunicación son considerados indispensables; siendo, desde hace muchos años, la televisión y el cine algunos de los medios más frecuentados. Al respecto, es importante hacer notar que cada vez se vuelve más habitual que, en las películas o series de televisión, uno de los personajes principales o secundarios sea una persona con diversidad funcional

El Estado Mexicano frente a la Juventud y la Senectud: ¿Dos Convenios de Derechos Humanos Olvidados?

05/07/2021

05/07/2021

Edgar Perea Flores Estadísticas han demostrado que la cantidad de población mexicana entre los doce y veintinueve años de edad...

Seamos la voz de aquellos que no se pueden defender

29/05/2024

29/05/2024

En los últimos años se ha presentado un avance significativo en la promoción e implementación de los Derechos Humanos con el fin de avanzar como sociedad, pero ¿qué sucede con los derechos de los animales?

Punitivismo: el disfraz de la (in) justicia para las mujeres

15/02/2023

15/02/2023

En México cada año ser mujer es más peligroso. En nuestro país más del 70% de las mujeres han sido víctimas de un tipo de violencia por razones de género, y algunos de los delitos que se han disparado en contra de las mujeres y las niñas los últimos años han sido violación, lesiones, abuso sexual, violencia familiar, trata y feminicidio, este último con cifras alarmantes.

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *