14/04/2024 Revista estudiantil de La Ibero

La conciencia de los países

  • Ximena Cisneros Salinas

Hace un tiempo, navegando por internet, llegó a mí un artículo muy interesante titulado ¿Sirven de algo las resoluciones de la ONU?. Dicho artículo pone en discusión la función de las resoluciones de la ONU. Cuando se publicó, desató algunas críticas por Twitter, que tenían un argumento en común: ninguna de las resoluciones de la ONU son vinculantes y, por lo tanto, como se menciona en ese texto, no tienen “un impacto jurídico importante”. Con ello, los críticos del artículo “refutaron” cualquier opinión positiva que surgía o podía llegar a surgir respecto a la ONU. Del mismo modo, en pláticas familiares, o con amigos e, incluso, cuando sale a relucir este tema en alguna clase, la conclusión a la que se suele llegar es que la ONU “no sirve para nada”. Todas estas opiniones vienen dando vueltas por mi cabeza desde hace ya un rato y, como estudiante de Relaciones Internacionales, hoy puedo decir, con confianza, que este discurso puede y debe romperse. 

Con este texto, hago un llamamiento a la reflexión y al cambio de pensamiento. Sostengo firmemente que debemos dejar de encasillar las funciones de la ONU, pues su tarea va más allá de lo jurídico: la ONU, desde su creación, ha fungido a nivel internacional como una especie de “conciencia” para los países y ha permeado también, indirectamente, en la conciencia individual y colectiva.

Para empezar, si analizamos el significado de la palabra conciencia (partiendo de un sentido moral), ésta puede definirse como el reconocimiento de aquello que está bien y de lo que está mal1. Bajo este sentido, me queda claro que la moral y lo que se relaciona con el deber ser son conceptos generados por la sociedad; además, por supuesto que soy partidaria de que, en un mundo ideal, como profesaba Nietzsche, deberíamos poder permitirnos ir más allá de estos conceptos. Sin embargo, en este, nuestro mundo, en un escenario donde la guerra entre países es una constante y los deseos humanos más abominables suelen ganar, es imprescindible la existencia de instituciones que permitan el diálogo, la cooperación y el consenso entre países, aún cuando éstas tengan puntos débiles y cosas qué mejorar.

Así pues, me gustaría que hiciéramos un recuento histórico sobre el nacimiento de la ONU. Recordemos que esta institución surge tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) como una propuesta alternativa a la fallida Sociedad de Naciones (1920). La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos más grandes y destructivos de la Historia internacional. Esta guerra, no solo dejó millones de muertos, sino que, también, fue un escenario de absolutas atrocidades y dejó entrever el peor lado de la humanidad. En consecuencia, este conflicto rompió por completo la confianza mutua entre países. El escenario internacional tras este desastre estaba pintado por un sentimiento compartido de desesperanza y una profunda vergüenza. Todos los esfuerzos internacionales que se habían llevado a cabo para mantener la paz, se habían derrumbado.

La Carta fundacional de la ONU se firmó el 26 de junio de 1945. Foto: ONU/Yould

Como primera medida, después de este suceso, los líderes de Estados Unidos, Reino Unido y la URSS, establecieron el Tribunal Militar Internacional (TMI), mostrando, de esta manera, un ánimo de cooperación y voluntad política. El primer juicio del TMI comenzó en noviembre de 1945, en la ciudad alemana de Nuremberg, y se extendió hasta octubre de 1946. A través de este juicio, 22 líderes nazis fueron acusados de crímenes de guerra, crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad, enviando con ello un mensaje a la comunidad internacional entera: crímenes como estos debían ser castigados. 

Simultáneamente, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, que tuvo lugar desde el 25 de abril hasta el 26 de junio de 1945, se congregaron en San Francisco representantes provenientes de 50 países y, tras cuatro meses de consenso, la Organización de las Naciones Unidas ya era una realidad. 

La ONU nació, entonces, con cuatro propósitos, los cuales se indican en el capítulo primero de la Carta de las Naciones Unidas, a saber: (i) mantener la paz y la seguridad internacionales, (ii) fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto, (iii) practicar la cooperación internacional para la solución de problemas internacionales, y (iv) servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes. 

Sé que, a menudo, estos principios suenan para algunos como una utopía o como “un mundo color de rosa”; pero tal ha sido el poder de esta institución que ha logrado impregnar en el imaginario colectivo, hasta el punto de que esa utopía es la misma por la que se trabaja todos los días desde diferentes trincheras. 

Por otra parte, si la ONU no existiera, no habría instancia a la que recurrir cuando se quisieran denunciar abusos políticos, sociales, económicos e incluso medioambientales. No podemos negar que esta creación occidental nos brindó uno de los más grandes aportes que marcaron un punto de inflexión en el pensamiento humano: me refiero a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Proclamada como un ideal de vida para todos los pueblos y naciones, este documento ha trascendido fronteras, siendo traducido a más de 500 idiomas, llegando a muchos rincones del mundo e inspirando a millones de personas a luchar por el reconocimiento de sus derechos en sus respectivos países. 

Esta herramienta ha sido un respaldo fundamental en diversas luchas, como la abolición de la pena de muerte bajo el amparo del derecho universal a la vida y el fomento de la dignidad humana. Hasta la fecha, de los 195 Estados reconocidos, “108 han abolido la pena de muerte para todos los delitos, 7 han abolido para los delitos de derecho común y 29 mantienen una moratoria sobre las ejecuciones, lo que suma 144 Estados en total” (Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores de Francia, 2023). 

Lo anterior, sin mencionar la lucha contra la discriminación de género en todo el mundo, respaldada por el derecho universal a la igualdad y la prohibición de discriminación. El combate contra la esclavitud en todas sus formas, y ni qué decir de la lucha contra la discriminación hacia la población LGBTTIQ+, bajo la premisa de que todos los seres humanos tenemos derecho a la libertad de expresión, a la identidad y al libre desarrollo de la personalidad, así como a un ambiente sano.

Ahora pues, si de hablar sobre instrumentos jurídicos se trata, podríamos enunciar la Convención Internacional para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (1948), que se utilizó como referente para señalar las atrocidades ocurridas en Bosnia y, a partir de lo cual, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas emitió la Resolución 827, que creó el Tribunal Criminal Internacional de la ex Yugoslavia (TCIY), en La Haya. O bien, la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), uno de los tratados más ratificados de la historia y que posee carácter vinculante. Respecto a este, por ejemplo, para abordar el problema del matrimonio infantil en Malawi, ha sido un marco referente para la implementación de varias iniciativas en los últimos años.

UNICEF/Mauricio Bisol

Dicho lo anterior, queda claro que la ONU sí ha servido de mucho: como plataforma de diálogo, cooperación y negociación; como institución máxima que busca promover la salvaguardia de los derechos humanos y, desde luego, como una especie de conciencia para los países, impactando de esta manera las vidas de todos los seres humanos.

Resulta pertinente, entonces,  replantear —si es que alguna vez lo hemos planteado— las razones por las que continuamos reproduciendo discursos que refuerzan la idea de que “la ONU no sirve para nada”. ¿Será que, como sociedad, continuamos reproduciendo este discurso porque resulta más fácil culpar a una institución por su falta de coercitividad, que hacernos responsables por las faltas y omisiones que hemos cometido en este trayecto, hacia el cumplimiento del ideal de mundo que plantea la ONU? Bajo este razonamiento, entonces, como población que comparte un lugar en el planeta, ¿hemos optado por señalar a la ONU como “un fracaso”, cuando fuimos nosotros quienes ayudamos a edificar este mismo “fracaso”?

Referencias

1. Colaboradores de Wikipedia. (2003, 4 octubre). Conciencia. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Conciencia
2. Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores de Francia. (2017). La pena de muerte en el mundo (mapa interactivo). Francia Diplomacia. https://www.diplomatie.gouv.fr/es/politica-exterior/derechos-humanos/abolicion-de-la-pena-de-muerte-36302/la-pena-de-muerte-en-el-mundo-mapa-interactivo/#:~:text=A%20d%C3%ADa%20de%20hoy%2C%20108,suma%20144%20Estados%20en%20total.

Bibliografía

1. Redacción HuffPost. (15 de octubre de 2022). ¿Sirven de algo las resoluciones de la ONU? ElHuffPost. https://www.huffingtonpost.es/entry/sirven-de-algo-las-resoluciones-de-la-onu_es_6347f18ee4b08e0e60805790.html
2. (2017).‌ Casi 100 años después de la creación de la Sociedad de las Naciones. UNOPS. https://www.unops.org/es/news-and-stories/stories/almost-100-years-old-digitizing-documents-from-the-league-of-nations-archives#:~:text=La%20Sociedad%20de%20las%20Naciones%20se%20disolvi%C3%B3%20en%201946%20tras,Organizaci%C3%B3n%20de%20las%20Naciones%20Unidas
3. Portal Naciones Unidas. https://www.un.org/es/.
Banner
Related Posts

La globalización como causa principal del deterioro de las vida de las mujeres

05/09/2023

05/09/2023

Esto es lo que escribe Silvia Federici en su ensayo Women, Globalization and the International Women’s Movement (2001) y propone que, en realidad, no sabemos cuáles son los factores que provocan el deterioro tan drástico de la vida de las mujeres. Porque se puede ver cómo las mujeres cargan con un “costo desproporcionado”, pero según Federici, esto siempre se les atribuye a las razones incorrectas. (p. 1026)

Ganó Milei: otro triunfo para la extrema derecha

22/11/2023

22/11/2023

La ultraderecha triunfa de nuevo en América Latina este domingo con la elección de Javier Milei como el siguiente presidente de Argentina.

Las judías también son mujeres

30/11/2023

30/11/2023

Hoy escribo con el corazón roto, pero, sobre todo, furiosa por la opresión que han sufrido las mujeres judías las últimas semanas, completamente invisibilizada por los grupos feministas, en total olivos. Cada quien vive su lucha.

EL CONFLICTO EN SUDÁN: LAS BRUTALES CONSECUENCIAS DE LOS GOBIERNOS MILITARES

04/05/2023

04/05/2023

Sudán ha sido invadido recientemente por una ola más de violencias al interior de su territorio. Se han dado nuevos altercados entre el ejército sudanés y los grupos paramilitares que un día colaboraban con el gobierno en turno. Estos altercados han dejado ya miles de civiles muertos y heridos, y lo que preocupa aún más es que no parece que haya una solución aplicable en el corto plazo; por el contrario, las revueltas y enfrentamientos se vuelven cada vez más violentos y complejos. Al momento, numerosos cuerpos diplomáticos de distintos países (incluido el mexicano) han sido evacuados del país debido al conflicto armado.

Un mundo de protestas

12/11/2021

12/11/2021

Ignacio Larracilla Resumen: Estamos viviendo en una nueva era de descontento global. En las últimas dos décadas, y específicamente la...

La dolarización como propuesta de salvación a economías latinoamericanas; un breve recuento desde 1904 a la contemporaneidad

27/03/2024

27/03/2024

El pasado 10 de diciembre del 2023, Javier Gerardo Milei asumió el cargo de presidente de la Argentina en el Congreso de la Nación. El nuevo mandatario, de la mano del actual Ministro de Economía, Luis Andrés Caputo, en reiteradas ocasiones ha insistido en la implementación de la dolarización de la economía y la eliminación del Banco Central Argentino.

El “Arsenal de vacunas” como instrumento de dependencia estadounidense

25/11/2021

25/11/2021

Ignacio Larracilla El pasado miércoles diecisiete de noviembre, el presidente estadounidense Joe Biden, anunció un plan de miles de millones...

Soy judía, sionista y pro Palestina… Y sí, todo al mismo tiempo

23/03/2023

23/03/2023

Toda mi vida me he visto dentro de una eterna encrucijada, me han obligado a escoger: O eres sionista y apoyas al Estado de Israel a toda costa, o eres pro Palestina y entonces eres de izquierda, te lavaron el cerebro o eres demasiado liberal. Sin embargo, durante los últimos años he tomado el gran reto de abrirme a nuevas perspectivas y he descubierto algo maravilloso, algo que muchos piensan que se contradice pero estoy segura de que ambos conceptos pueden coexistir. ¿Cuesta trabajo? Sí. ¿Es fácil? No. ¿Es mi responsabilidad como ser humano conectar mi identidad con derechos humanos fundamentales? Sí.

ROE vs. WADE: Lo personal es político

28/12/2021

28/12/2021

Lorena Remírez Valenzuela El debate sobre el derecho a decidir en Estados Unidos ha tomado relevancia de nuevo a partir...

Roe v. Wade: La revocación de los derechos reproductivos en EE.UU

25/06/2022

25/06/2022

Lorena Remírez Valenzuela Síntesis: Desde la filtración del borrador de opinión de la Suprema Corte de Justicia estadounidense con relación...

¿No intervención o espectador del desmoronamiento de la democracia?

19/11/2021

19/11/2021

Natalia Sepúlveda García Resumen: La democracia peligra en Nicaragua y las elecciones generales que fueron llevadas acabo el pasado 7...

La inevitabilidad del factor Putin

07/04/2022

07/04/2022

Lorena Remírez Valenzuela Síntesis: Mucho se ha dicho sobre la guerra entre Rusia y Ucrania, justificando el conflicto como respuesta...

El 68 desde una mirada internacional

02/10/2023

02/10/2023

El año de 1968 enmarca uno de los episodios más significativos en la historia moderna de México. El movimiento estudiantil representó una de las primeras manifestaciones de oposición al régimen priísta2. La represión desmedida a las protestas, llevada al extremo con la masacre en la Plaza de Tlatelolco, evidenció la crisis del aparato político mexicano y se convirtió en un trágico capítulo de una larga serie de violaciones a derechos humanos perpetrados por el estado mexicano. Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, este movimiento no fue una muestra aislada en el mundo, representó una fase de la historia que persiguió cambios en la estructura de poder.

Huracán Otis: la respuesta internacional ante el catastrófico evento

02/11/2023

02/11/2023

En la madrugada del miércoles 25 de octubre de este año, el huracán Otis, de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, provocó un colapso principalmente en la ciudad de Acapulco, Guerrero.

Invisibles y atroces: Crímenes de lesa humanidad en México

02/10/2023

02/10/2023

En un mundo globalizado, nos encontramos en una encrucijada marcada por una gobernanza deficiente y desafíos que trascienden las fronteras. Existe una amenaza creciente de la que raramente se habla: los crímenes de lesa humanidad en nuestro país. Mientras el gobierno utiliza estrategias de distracción para ocultar la sombría realidad de nuestro país en términos de derechos humanos, cientos de personas se convierten en víctimas de estos crímenes atroces, que abarcan desde tortura hasta exterminio y violencia sexual.

Comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *